ABCT

 
MEMBER LOG IN
 
¿Qué es la Terapia Cognitiva-Conductual?

La terapia conductual y la terapia cognitiva-conductual son tipos de tratamientos basados firmemente en los resultados de investigaciones científicas. Estos enfoques ayudan a personas a lograr hacer cambios o cumplir metas específicas.

Cambios y metas podrían ser:

  • Una manera de actuar: como fumar menos o ser más extrovertido;
  • Una manera de sentir: como ayudar a una persona a tener menos miedo o estar menos deprimida o ansiosa;
  • Una manera de pensar: como aprender a resolver problemas o deshacerse de pensamientos contraproducentes;
  • Una manera de lidiar con problemas físicos o médicos: como disminuir dolor de espalda o ayudar a una persona a seguir con las sugerencias de médico; o
  • Una manera de ser resistente: como entrenando a personas con impedimentos en su desarrollo a cuidarse por sí mismas o mantener un empleo

Terapeutas de tratamientos conductuales y terapeutas de terapia cognitiva-conductual normalmente se enfocan más en la situación actual y su solución, en vez del pasado. Se concentran en la perspectiva de la persona y sus creencias de su vida, no en características de personalidad. Terapeutas de tratamientos conductuales y terapeutas de terapia cognitiva-conductual tratan a individuos, padres/madres, niños/niñas, parejas, y familias. Remplazar maneras de vivir que no funcionan bien con maneras de vivir que si funcionan, y dar a las personas más control sobre sus vidas, son los objetivos comunes de la terapia conductual y la terapia cognitiva-conductual.

COMO CONSEGUIR AYUDA: Si está buscando ayuda por la depresión, para Ud. o para otra persona, puede sentirse tentado a llamar a alguien que tiene anuncios en una publicación local o por Internet. Podría ser que Ud. encuentre un terapeuta competente de esta manera, o tal vez no. Vale la pena comprobar las credenciales del terapeuta. Los terapeutas competentes deben tener títulos académicos avanzados y estar entrenados en técnicas para tratar la depresión. Deben ser miembros de organizaciones profesionales, como la Association for Behavioral and Cognitive Therapies o American Psychological Association. Por supuesto, deben ser licenciados para ejercer terapia en su estado. Puede encontrar especialistas competentes con afiliación a universidades locales o establecimientos de salud mental o quienes están en listas en sitios web de organizaciones profesionales. Puede, por supuesto, visitar a nuestro sitio web (www.abct.org) y hacer clic en "Find a CBT Therapist" ("Encuentra un terapeuta de terapia cognitiva-conductual").

La Association for Behavioral and Cognitive Therapies (ABCT) es una organización interdisciplinaria comprometida al progreso de un enfoque científico del conocimiento y mejoramiento de los problemas humanos. Estos objetivos se alcanzan por medio de la investigación y la aplicación de principios conductuales y cognitivos y otros principios a base de evidencia sobre la evaluación, la prevención, y el tratamiento.

Una fobia se defina como un miedo y/o una evitación de un objeto, actividad, o situación que el individuo sabe que es fuera de proporción al peligro actual que el objeto, actividad o situación posee. Las fobias son unos de los desórdenes mentales más comunes con estimaciones entre el 10% a 30% de la población que reportan un miedo lo suficiente severo como para alterar alguna parte de su vida.

De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico, los desórdenes fóbicos se categorizan en tres categorías basadas en la naturaleza del objeto o la situación que produce el miedo:

  1. Fobias simples o específicas involucran tener miedo de ciertos objetos particulares o situaciones, como alturas, la oscuridad, palomillas o espacios pequeños.
  2. Fobias sociales involucran el miedo de ser observado o evaluado por otras personas y una creencia que ellos mismos, en una manera, parecerán tontos. Este miedo resulta en la evitación de situaciones como comer en frente de otros y atender fiestas o reuniones.
  3. La agorafobia involucra un miedo de ser incapaz de escapar de algún lugar rápidamente o alcanzar ayuda en el evento que de repente la persona se sienta incapacitada, comúnmente resultando en ataque de pánico. Específicamente, agorafobia involucra el miedo de una variedad de situaciones en donde el individuo cree que la posibilidad de ser incapacitado aumentará o la posibilidad de obtener ayuda es mínima cuando ocurre la incapacitación. Estas situaciones incluyen ir a centros comerciales, utilizar transportación publica, y generalmente cuando se encuentran solos.

Por lo general, la agorafobia es el desorden fóbico más incapacitante, mientras que la fobia simple es la menos dañina. Las personas que sufren de fobias también pueden presentar problemas con ansiedad crónica y depresión. Comúnmente, las fobias simples comienzan en la infancia; fobias sociales en los adolescentes mayores; y agorafobia a los mediados de los 20 años. Las fobias parecen ser mas comunes en mujeres que en los hombres, mientras la fobia social parece ser dividida igualmente entre los dos sexos.

Causas

La causa de la variedad de desórdenes fóbicos aún sigue debajo de considerable discusión. Tradicionalmente, psicólogos han creído que las fobias son el resultado de vivir un evento traumático en la presencia de una situación u objeto específico (resultando en condicionamiento psicológico); por ejemplo, ser mordido por un perro resultará en una fobia de perros. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que es esto el caso en solo una cierta porción de casos fóbicos, especialmente en casos de fobias simples y algunas fobias sociales, como el miedo de comer, beber o escribir adelante de otros.

Otras maneras en las que fobias simples y algunas fobias sociales probablemente son aqueridas incluyen el transcurso de falsa o exagerada información (por ejemplo, que se le diga a la persona que los perros son peligrosos), ver u oír que a alguien más se ha herido y estuvo en peligro en una situación particular (por ejemplo, ver alguien ser mordido por un perro).

Algunas fobias sociales parecen empeorar durante el transcurso de la vida por factores de personalidad y comportamiento. Por ejemplo, algunas personas que tienen miedo de ir a fiestas o reuniones reportan que siempre han sido "básicamente vergonzosas o tímidas," pero solamente desde haber recibido ciertas nuevas responsabilidades se han vuelto los sintomas lo suficientemente grave para ser considerado un problema. La causa inmediata de miedo agorafóbico y evitación involucra un ataque de pánico inesperado. Se reporta que este primer ataque de pánico ocurre "de repente." La persona con agorafobia luego comienza a temer la ocurrencia de otro tal ataque y evita aquellas situaciones que piensa puedan causar o empeorar un ataque futuro.

Las razones por cual un individuo puede comenzar a asociar ciertas situaciones con ataques de pánico no son conocidas. Además, la causa del ataque de pánico inicial apenas está comenzando a ser investigada. Algunos factores que podrían ser responsables de causar el primer ataque de pánico incluyen estresantes de la vida, experiencias previas donde perdieron el control, una tendencia de respirar demasiado rápido, o las fluctuaciones en las sustancias químicas del cerebro.

Tratamiento

El tratamiento básico que es seleccionado para los desórdenes fóbicos involucra lo que es llamado exposición graduada al estímulo fóbico. Esto significa que la persona es gradualmente expuesta a tener contacto con el objeto o situación que evadían hasta que se "acostumbra" al objeto o situación. Varias investigaciones repetidas han demostrado la eficacia de las técnicas basadas en la exposición para tratar todo tipo de fobias. Para lograr máximo mejoramiento en la mayoría de los casos de fobia social, parece ser necesario enseñar a las personas a reevaluar algunos de sus pensamientos y creencias; para aprender, por ejemplo, que "todo el mundo no me está observando" o que "si digo algo incorrecto, la gente no creerá que soy estúpido." Alguna forma de entrenamiento en las habilidades sociales puede ser de importancia para poder producir nuevas habilidades y/o aumentar la confianza.

Mientras la exposición al objeto o situaciones temidas es de inmenso valor para el componente de evitación en casos de agorafobia, es poco probable que se produzca mejoría máxima sin intentar encontrar alguna manera para combatir los ataques de pánico inesperados.

El tratamiento para los ataques de pánico tradicionalmente involucra el uso de medicamentos como la Imipramina (Tofranil) o alprazolam (Xanax). Recientementa, las técnicas psicológicas están demostrando ser igual de efectivas como los medicamentos.

Los componentes específicos del tratamiento psicológico para ataques de pánico que son necesarios para el tratamiento efficaz todavía no se han sido determinados conclusivamente, pero algunas posibilidades pueden incluir:

  • Enseñar a las personas a ralentizar su respiración;
  • Enseñar a las personas que sus síntomas son inofensivos; y
  • Hacer una exposición gradual a los síntomas físicos de un ataque de pánico

 

Pueden hacer copias o reproducir esta hoja informativa, notando que esta hoja informativa fue escrita y producida por ABCT. También puede ir directamente a nuestro sitio web y/o a la página en donde encontró esta hoja informativa.

Para más información o para encontrar un terapeuta:

ASSOCIATION for BEHAVIORAL and COGNITIVE THERAPIES

305 Seventh Avenue
New York, NY 10001
212.647.1890
www.abct.org

click below for more helpful material, organized alphabetically
Association for Behavioral and Cognitive Therapies
305 7th Avenue, 16th Fl., New York, NY 10001 · Phone (212) 647-1890 · Fax: (212) 647-1865
Copyright © 2003 - 2021 ABCT. All rights reserved